viernes, 4 de febrero de 2011

Extinción del Cine

Diego Galán en un articulo magistral, como todos los suyos, publicado hoy en EL PAÍS, habla de la concesión de los Goya y la posible influencia que puede tener en ellos "el impetuoso proceder del Presidente", Alex de la Iglesia.

En otros párrafos habla de los "pronósticos apocalípticos" sobre "la EXTINCIÓN del cine como espectáculo". Termina su articulo diciendo. "La técnica avanza implacable, mientras parloteamos y chismorreamos. Va a ser cierto lo de la extinción" y pone un punto final, ninguna interrogación.

Desgraciadamente estamos totalmente de acuerdo; el cine "libre" está condenado a extinguirse por el imparable aumento de la piratería. Ningún industrial invertirá para regalar sus productos. Pero... el cine "controlado" siempre existirá. Los grupos de presión (monopolios, bancos, marcas comerciales, partidos políticos...) harán películas "controladas y tendenciosas".

Por ejemplo los grandes partidos "conservadores" harán películas sobre delincuencia en la calle con "ladrones y asaltantes" emigrantes, películas que justifiquen la pena de muerte, que muestren escenas de un aborto como asesinato cruel... Y estarán encantados con el "pirateo" de estas películas. Cuando más gente vea su "mensaje" serán más felices.

J.A. Pérez Giner,
"un loco del cine"

1 comentario:

  1. Bueno, si tenemos en cuenta que la "extinción" de los dinosaurios fue lo que permitió que los seres humanos evolucionásemos en la Tierra, pues tampoco lo veo una definición tan negativa.

    No comparto es su visión catastrofista, lo que estamos viviendo es la falta de adaptación de una industria a los nuevos tiempos. Y más en España, donde tradicionalmente hemos sido "de pueblo" tecnológicamente hablando. Si la industria se hubiese movido antes, y las distribuidoras hubiesen invertido en una adaptación correcta (y no las chapuzas tardías que se han ido sucediendo), la piratería no hubiese sido más que un fenómeno temporal.

    Aún recuerdo cuando los videoclubs alquilaban películas piratas que se estaban estrenando en los cines, y tampoco es que eso fuese la muerte del cine independiente. A los videoclubs no los ha matado la piratería, sino los videobanks: en el momento en que decidieron que era mejor sustituir a las personas por máquinas, y poner a las películas un alquiler por horas en lugar de por días, la gente empezó a darse de baja en masa.

    En EEUU, gracias a Netflix, Hulu e iTunes, la industria musical y cinematográfica se han asegurado una forma de llegar al público que les libera de stocks físicos y de los costes de distribución. Ya están las cifras de ventas digitales del año pasado y son la bomba, tanto quejarse de Internet y al final va a ser la nueva gallina de los huevos de oro. Y las productoras independientes, que antes no podían "competir" en distribución con películas como Spiderman o Harry Potter, ahora tienen el mismo espacio en píxeles en la estantería de la tienda virtual de turno (y seguramente más comentarios positivos).

    No hablemos pues de extinción, sino de revolución. El dictador ha caído y la democracia ha llegado a la distribución. Pase por Filmin, por ejemplo, y échele un vistazo al futuro. Mire lo que ofrecen y verá por qué Alex de la Iglesia tuvo que tomar la decisión de dimitir.

    Pero el mayor enemigo para las productoras independientes está por llegar, y será de manos de los propios autores. En el momento en que un director y un guionista no necesiten a una productora, unos técnicos y unos actores porque con su ordenador de casa puedan "generar" técnicamente toda una superproducción con la misma facilidad que escriben un guión... ahí si que habrá que despedirse de la industria, y estamos a 20 años como mucho de ese momento.

    ResponderEliminar