viernes, 4 de febrero de 2011

De la Iglesia vs. Sinde

El Director de la Academia del Cine, Alex de la Iglesia, se ha enfrentado con la Ministra de Cultura por la aprobación de la Ley que trata de limitar las descargas ilegales de los productos audiovisuales.

Las agrupaciones de productores, los escritores, técnicos y actores están agitados y divididos en sus opiniones. La prensa entusiasmada por la polémica, y el gran público, divirtiéndose con el bochornoso espectáculo. La conclusión final es que la guerra desatada por De La Iglesia ha aumentado el injusto desprestigio de nuestra industria cinematografía.

La Ley, aún carente de aplicación, y pendiente de un reglamento complementario que la puede endurecer o ablandar, era necesaria, porque España estaba a la cabeza de la piratería en Europa. Las editoriales y las distribuidoras españolas podían considerarse, sin exagerar, en “peligro de extinción”.

Hace falta serenar los ánimos e iniciar el diálogo. La prolongación de la guerra provocada, en parte, por De La Iglesia debe convertirse en una lucha dialéctica, que oiga a todas las partes y que excluya a los que solo buscan el provecho desproporcionado. Hasta que no llegue el pacto de la paz, las multinacionales y los monopolios seguirán apoderándose del mercado, cada vez menor, de nuestros productos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario